Presentación

Can Cateura es una masía catalana de 1853 que ha sido restaurada para poder ofrecer un buen alojamiento a los visitantes del Gironès. La situación de la masía hace que tan se pueda disfrutar de la naturaleza y tranquilidad , como los espacios de ocio y comercios del pueblo .
Se encuentra a 20 km de Girona ya 15 de las mejores playas de nuestro territorio (Costa Brava ) . Llagostera y su entorno son ideales para practicar el senderismo y el excursionismo , se pueden hacer rutas a pie, en bicicleta, a caballo ...
Los macizos de Les Gavarres y Cadiretes nos ofrecen la posibilidad de adentrarnos en la naturaleza y disfrutar a la vez del paisaje del Gironès, del Baix Empordà y la Selva .

 


Un poco de historia


Can Cateura es una casa típica de construcción con bóveda catalana en planta baja, la entrada muy espaciosa servía para pasar con el carro y el ganado, donde a mano derecha se encontraban las diferentes dependencias: las cortes del ganado y la bodega .

A mano izquierda, se encontraba la cocina o la estancia, donde todavía se conserva la pila de piedra y una gran chimenea con un horno para cocer pan .

En la cocina es donde se hacía más vida, aparte de las comidas, se amasaba y cocía el pan entre ollas, sartenes y cacerolas.
En invierno cuando el día era corto y hacía frío se reunía la familia de la masía para coser y charlar .

Arriba, en la sala grande, era donde se recibía la familia en fechas señaladas como nacimientos, bodas o fiestas mayores.

El paisaje de alrededor, lo formaban los campos y las viñas; En tiempo de vendimia, entraban el vino en el lagar (donde actualmente hay un cristal donde deja ver algunos de los utensilios que se utilizaban), la aplastaban con los pies y por un tubo extraía para recoger el vino, que luego llenarían las botas de vino y las llevarían hacia la bodega .

La familia tenía dos fuentes de ingresos principales, una era el cultivo de cereales y legumbres, pues era en verano cuando los grupos (vecinos de los alrededores) ayudaban en el trabajo del trillar, trillaban el trigo, la cebada, la avena... , y un mes después de haberlo segado, las horcas, rodillos o trillos eran imprescindibles para hacer el trabajo bien y rápido.

Por otra parte, la ganadería ovina, fue parte importante de la masía. Todo comenzó cuando el abuelo Rosendo (Lo tenemos fotografiado en dos marcos subiendo la escalera) , compró unas cuantas ovejas y cabras y les construyó un corral con la ayuda del padre José, y los viñedos de la familia pasaron a ser cultivo de cereales y forrajes .
Las hacía pastar y recolectaba comida para el invierno, pastaron muchos años hasta que el padre se jubiló .
De ahí el nombre de las habitaciones, para recordar un poco la vida que se llevó en esta
casa.